Buscar en macroinstantes

lunes, 20 de abril de 2009

La teatral Natrix maura

Clase: Reptilia
Orden: Squamata
Familia: Colubridae
Género: Natrix
Especie: Natrix maura (Linnaeus 1758)


Las jóvenes Natrix maura imitan a las víboras para mantener alejados a los depredores. Su dibujo dorsal es muy similar al de las víboras. Refuerzan este parecido ensanchado la cabeza para aparentar que poseen las abultadas glandulas productoras de veneno que en las víboras se situan a los lados de la cabeza. Si el intruso se acerca de todos modos, la joven Natrix se enrosca al estilo de las víboras y adopta su misma posición de amenaza. Llegan incluso a lanzar ataques simulados, aunque sin abrir la boca. Al carecer de veneno e incluso de dientes, si la actuación teatral no surte efecto, poca diferencia hay entre atacar con la boca abierta o cerrada.

En la fotografía, la redonda pupila no deja lugar a dudas de que se trata de un inofensivo juvenil de Natrix maura. Las víboras tienen la pupila vertical, como los gatos.

Aunque no se corra el peligro de sufrir una mordedura, conviene no coger con la mano a estas culebras. Si se sienten amenazadas pueden expulsar por la cloaca un líquido cuyo olor intenso y repugnante en ocasiones tarda días en desaparecer.

11 comentarios:

  1. El sábado un conocido aficionado a hacer fotos me comentó que justamente dentro de un río encontró una víbora. Y el hombre entiende, ha fotografiado muchas especies de reptiles, quiero decir que si que debía ser una víbora. Yo creo que toda precaución es poca.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es perfectamente posible. Tambien es posible encontrar Natrix a muchos kilómetros de cualquier sitio con agua.

    Lo que hay que hacer si se ve una víbora es dejarla en paz y dejarse de miedos irracionales, supersticiones absurdas e incultura. Excepto si está en mitad de una carretera o pista donde la puedan atropellar. Entonces se busca un palo largo y se la empuja a la cuneta donde esté a salvo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien puesto tiene el apellido.
    Desconocía éste reptil. Curioso proceder.
    ¿Dónde podemos encontrarlo en la península?

    En cuanto a las precauciones con las víboras. Recordar que son sordas, y éste es un problema para el hombre si, por ejemplo, la encontramos en nuestro camino y la pisamos por accidente...
    ¿Un palo largo? Pero muy largo. Lo digo por experiencia. Además, al tocarlas su reación primera no es la de la huída, sino la de ponerse en guardia. Recomiendo, entonces, no dar un segundo "toque", sino esperar a que baje la guardia, sólo entonces huirá.

    ResponderEliminar
  4. Hola Le Mosquito, es la "culebra de agua" de toda la vida, y en la Península Ibérica la podemos encontrar y en abundancia, en cualquier sitio con agua no demasiado contaminada...

    Respecto a las víboras, no conozco a nadie a quien le haya picado una. Yo creo que ya va siendo hora de desmitificar su peligrosidad. El número de accidentes con víboras es ridículo comparado con cualquier otra causa de accidentes en el monte, y de estos pocos, el 25% son 'mordeduras secas', y el resto envenenamientos leves (la mayor parte de los síntomas se deben a la histeria y no al veneno). Solo corren peligro real los niños pequeños o los adultos que desarrollen algún tipo de reacción alérgica al veneno. Me gustaría ver las estadísticas de personas que han muerto en España en los últilmos 50 años por mordedura de víbora. Seguro que nos llevabamos una sorpresa.

    Lo de la sordera de las serpientes habría que matizarlo, eso viene del tema de los encantadores de cobras hindues y marroquís, que es cierto que da lo mismo que toquen la flauta o que la muevan sin tocar que el efecto es el mismo... los ofidios no tienen oido externo pero sí tienen oido interno, aunque es cierto que son algo tapias, pero no se si sordas del todo... pero desde luego son capaces de detectar que se acerca un mamífero de 70 Kg de peso... el porqué las víboras no se apartan es otro tema... pero fijate que el resto de culebras tienen el mismo oido y tienen distancias de huida de varios metros...

    Un saludo... encantado de verte por aquí de nuevo...

    ResponderEliminar
  5. No pretendía contribuír a la injusta mitificación de la víbora u otros animales venenosos, pero sí abundar en el respeto y precaución que debemos poner si nos encontramos con uno. Las estadísticas, las dejo aún lado; ya son dos ocasiones en las que he podido ser picado por accidente, y sin provocarlas.
    Caray... ¿la culebra de agua? En mi infancia las veía, un día sí, y otro, también; pero ha pasado mucho tiempo desde entonces. Pues mi experiencia con estas es muy dulce, y porque, extendiendo una mano, se me subían con facilidad, y se daban un paseo por mi cuerpo.
    Gracias por ofrecer los datos sobre la sordera (otro "mito", ya veo), pero en realidad (en mi realiad) no se apartan, ni atacan, al no ser que la pises por accidente. Supongo que, si oyen y no se apartan, es por adoptar una postura defensiva pasiva.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Respeto sí, miedo no. Y respeto no porque pique, sino porque todos los seres vivos lo merecen. Tampoco quiero yo hacer pasar a la víbora por un peluche adorable, pero dada la injustificada mala fama de que ya goza, puestos a cargar las tintas mejor cargarlas hacia el lado de la rehabilitación de la imagen social de un animal que porta sobre sus espaldas una leyenda negra de proporciones bíblicas (y si no, leerse el Génesis y comprobar a quién le echan la culpa de las desgracias de la humanidad).

    ¿Dos veces a punto de ser picado? Jolín... me gustaria oir las historias, pero fijate que al final no fuiste picado, lo que apoya la no peligrosidad... pisarlas por no verlas es equivalente a pisar un clavo oxidado en una tabla por no haberlo visto, un accidente por despiste, pero no una maldad innata de la serpiente que justifique su exterminio... los mismos pastores que matan sistematicamente todas las víboras que encuentran para hacer del mundo un lugar mejor, dejan tirados en cualquier parte alambres y latas oxidadas...

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo en todo, y, también, haciendo campaña en la misma dirección desmitificadora. Siempre lo he hecho así y así lo seguiré haciendo.

    Las historias de mis no-mordeduras. Largas y aburridas para contar aquí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. A mi me gustaría fotografiar a las víboras. He visto solamente dos y no llevaba cámara (era antes, ahora siempre llevo por si acaso).

    Si alguien sabe de un lugar concreto donde haya se lo agradecería mucho.

    Por cierto, ¿esta natrix es el mismo indivíduo del que ya subiste una foto hace tiempo?

    ResponderEliminar
  9. Bueno, la hocicuda (Vipera latasti) es cada día más rara. Aunque está muy repartida, sus poblaciones son fragmentadas y escasas, es más abundante hacia el SW de la Península. Un buen sitio para verla es Doñana, pero los guardas no te dejan andar libremente por las dunas.

    La que es común en Cataluña y en expansión hacia el S es la aspíd (Vipera aspis). Echale un ojo a este pdf, citan varias localidades.

    ResponderEliminar
  10. Ah, la Natrix, sí, es la misma. Tras la desconfianza inicial, al final nos hicimos amigos y me seguía como un perrillo. Se quería venir en el coche, pero la dejé en su charca, que es solo un poco más grande que mi bañera, pero que le da más el sol.

    De hecho, el éxito de hacer estas fotos se debe en gran parte a lo reducido de su charca, a su poca profundidad y que no tenía la pobre vegetación entre la que escabullirse. Era joven e inexperta. Un ejemplar adulto jamás se hubiera metido en un sitio tan expuesto.

    Como dice Le Mosquito son ofidios muy dóciles. Nunca me han intentado morder ni al cogerlos con la mano.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...