Buscar en macroinstantes

domingo, 18 de noviembre de 2007

La singular vida sentimental del escarabajo Microhoria

Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Familia: Anthicidae
Género: Microhoria
Especie: Microhoria sp.


Esta foto no tiene mucha calidad, pero lo inusual de la escena que muestra bien merece su publicación. Esta es una de las historias más extrañas sobre la vida de los insectos que he oído jamás, y he de agradecer a F. Köhler (www.koleopterologie.de) su inestimable ayuda para desentrañar lo que la foto muestra.

Pero vayamos por partes. El insecto grande es un ejemplar de Meloe proscarabeus Linnaeus 1758 (identificado por
Stanislav Krejcik (meloidae.com). Se trata de un escarabajo relativamente común en el Sur de Europa que pertenece a la familia Meloidae. Esta familia es famosa por otro de sus miembros, el escarabajo Lytta vesicatoria, conocido como "Cantárida" o "Mosca de España", y al que se atribuyó desde antiguo poderes afrodisíacos.

La Mosca de España debe su fama a una sustancia que se encuentra en su sangre (y en la del resto de Meloidae, incluido el Meloe proscarabeus), la cantaridina, un potente veneno que aplicado sobre la piel produce irritaciones y que ingerido en pequeñas dosis provoca molestias urinarias acompañadas de priapismo. Esto hizo que el polvo resultante de secar y moler estos escarabajos se usara como afrodisíaco y remedio contra la impotencia hasta bien entrado el siglo XVII, cuando fue abandonado debido al gran número de envenenamientos mortales por sobredosis que provocaba su consumo.

En la fotografía, sobre la espalda del Meloe, se puede ver a otro pequeño escarabajo. Pertenece a la familia Anthicidae, y fué identificado por Dmitry Telnov como Microhoria sp. Este pequeño coleóptero estaba trabajando duramente con sus mandíbulas en la junta entre el tórax y los élitros del grande, intentando perforar su piel. El Meloe hacía inútiles esfuerzos por quitárselo de encima con una de sus patas, pero no conseguía alcanzar el lugar exacto de su espalda.

La sorprendente explicación de todo esto es que los machos de Microhoria utilizan la tóxica cantaridina como feromona sexual para atraer a las hembras, y para conseguir la cantaridina se la tienen que robar a los Meloe. Osea, si un macho de Microhoria quiere resultar atractivo a las hembras, primero debe encontrar un Meloidae y tomar una dosis de cantaridina, de lo contrario no tendrá ninguna posibilidad de encontrar pareja, ya que las hembras de su propia especie no mostrarán el más mínimo interés por él.

Según me dijo Köhler, se ha observado en ocasiones Anthicidae machos en los cadáveres de Meloe en busca de la preciada cantaridina, pero ni él ni los expertos a los que envió ésta y otras fotos para la identificación del Microhoria, tenían noticia de que se hubiese registrado antes el comportamiento de un Anthicidae tratando de tomar la cantaridina de un Meloe vivo.

El género Microhoria cuenta con casi un centenar de especies en Europa.

ACTUALIZACIÓN (28/05/2009): Esta foto estuvo algún tiempo en la galería fotográfica de http://www.koleopterologie.de como Microhoria, sin embargo después observé que había sido reetiquetada como Liparoderus sp. taxón estrechamente relacionado. F. Köhler, el administrador de la web, no recordaba los detalles, pero suponía que el cambio de nombre respondería a algún correo posterior de Telnov, el experto que lo había identificado. Tanto Microhoria como Liparoderus eran antes subgéneros del antiguo género Anthicus.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...