Buscar en macroinstantes

martes, 1 de septiembre de 2009

Lagarto ocelado 'nevadensis'

Clase: Reptilia
Orden: Squamata
Familia: Lacertidae
Género: Timon
Especie: Timon lepidus nevadensis Buchholz, 1963

Timon lepidus nevadensis
Timon lepidus nevadensis

Por fin encontré al esquivo Lagarto ocelado de Sierra Nevada (Timon lepidus nevadensis). No es el gran macho que buscaba, sino un juvenil ya grandecito, pero tendrá que servir. Ya empezaba a pensar que terminaría la temporada sin avistar ni un solo lagarto 'nevadensis', cosa muy extraña porque hace años se les veía facilmente. Espero que no se estén rarificando también aquí como en el resto de la Península, porque estos están en un entorno en teoría protegido, y sería una muy mala noticia que también aquí estuvieran desapareciendo.

Lo descubrí ya avanzada la mañana y con un calor asfixiante que hacía que el propio lagarto buscara la sombra. El fuerte sol, ademas de freírme los sesos, me decía que no le iba a sacar ninguna foto decente. Además había muy cerca una familia de domingueros con niños, y no quería atraer su atención sobre la presencia del lagarto, no fuera que los nenes decidieran combatir el aburrimiento apedreando al pobre animal, cosa que sucede con bastante frecuencia. En realidad, toda la familia había pasado a dos metros de la piedra donde el lagarto tomaba el "sol y sombra", pero por supuesto no lo habían visto.

Así que me limité a hacerle una foto testimonial del encuentro y decidí dejar para otro día la tarea de hacerle unas fotos decentes, con mejor luz, más tiempo y menos gente, confiando en que mientras tanto no se lo coma algún depredador o sea lapidado por algún dominguero desaprensivo.

Como puede apreciarse en la foto, los lagartos ocelados del SE peninsular presentan una coloración completamente diferente de la habitual en el resto de la Península, siendo mucho más pardos y careciendo de escamas negras en el dorso. Compárese con el juvenil de lagarto ocelado fotografiado en la Sierra de Cazorla. También son más grandes y presentan ciertas adaptaciones muy peculiares, aunque de todo esto hablaremos cuando publique las fotos que tengo intención de hacerle.

Eso, si es que logro fotografiarlo, porque en el sitio en el que vive es complicado conseguir un disparo limpio, y quiero fotografiarlo a las bravas, sin manipulación ninguna, ni del entorno ni del lagarto. Ya veremos.

8 comentarios:

  1. La semana pasada se me cruzó uno un poco más grande que ese en la caretera de Monachil a Sierra Nevada. NO se dejó hacer fotos a pesar de que iba preparado para ello. Es una carretera muy tranquila, prueba a buscarlos allí, parece un buen sitio para la especie.

    ResponderEliminar
  2. Que tengas suerte Javier y puedas hacerle otra sesión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No sabia que hubiera un ocelado nevadensis, no os privais de nada !! Este lagarto bien vale un viaje.

    Este año apenas he visto lagartos, y tampoco serpientes. Será el calor, espero.

    ResponderEliminar
  4. Ars, conozco esa carretera. La foto está hecha no demasiado lejos de allí.

    ResponderEliminar
  5. frikosal, pues sí. En el año 2001 fué elevado al rango de especie distinta de Timon lepidus como Lacerta nevadensis, basandose en las grandes diferencias en los huesos de cráneo y en la dentición. El problema es que en la zona de contacto hay poblaciones con caracterísitas intermedias entre Lacerta lepida y Lacerta nevadensis, lo que dificulta que el estatus de especie sea aceptado sin reservas.

    ResponderEliminar
  6. hola,alguien me puede decir como atrapo a uno de estos preciosos lagartos??lo he intentado varias veces y es imposible…corren muchisimo y se meten en las madrigeras de los conejos,tengo un terrario en casa y lo cuidaria bien,gracias.

    ResponderEliminar
  7. Capturar o mantener en cautividad uno de estos lagartos es ilegal en España, y te puedes enfrentar a problemas legales y sanciones económicas.

    Por otro lado, no importa los esfuerzos que hagas por cuidarlo, siempre estará mejor en libertad.

    Si te gustan estos lagartos, ve al campo, obsérvalos, fotografialos (en algunas circunstancias se requiere permisos), siempre desde cierta distancia y sin molestarlos, y después déjalos donde están, para que tú u otras personas que los aprecien puedan volver a disfrutar de su contemplación al día siguiente, o a la primavera siguiente.

    Si de todas formas quieres tener un reptil cautivo, compra en una tienda de mascotas una especie cuya posesión sea legal.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...