Buscar en macroinstantes

domingo, 29 de mayo de 2011

El origen de los anfisbénidos

Clase: Reptilia
Orden: Squamata
Familia: Amphisbaenidae
Género: Blanus
Especie: Blanus cinereus (Vandelli, 1797)


Blanus cinereus.
Sierra Norte (Sevilla), abril 2011.

Los anfisbénidos son un grupo de reptiles ápodos de hábitos subterráneos y vidas secretas. Casi todo en ellos es un misterio, incluido su origen. Su cuerpo es alargado como el de las serpientes, carecen de extremidades como las serpientes (excepto en el género Bipes, que presenta dos fuertes extremidades anteriores), y su cráneo está notablemente reforzado (en esto difieren de las serpientes). Dada su anatomía serpentiforme, lo lógico es pensar que estén más o menos estrechamente emparentados con estas.

El reciente descubrimiento en Alemania de un fósil de lagarto de 47 millones de años de antiguedad bautizado como Cryptolacerta hassiaca y que posee un gran cráneo que muestra características propias de los anfisbénidos, aporta la primera evidencia morfólógica de que lacértidos y anfisbénidos son monofiléticos, y que la elongación y pérdida de extremidades en anfisbénidos y serpientes se produjo de forma independiente, en un claro caso de evolución convergente.


Distribución de Amphisbaenia en el mundo.
Fuente: www.wormlizard.org

Esta idea de que los Amphisbaenia y las serpientes, a pesar de sus evidentes similitudes anatómicas, no tenían un ancestro común, sino que habían evolucionado de forma independiente, ya había sido apuntada por los estudios genéticos, pero Cryptolacerta hassiaca viene a confirmar este escenario.

Cryptolacerta sería un reptil con cuerpo similar al de cualquier lacértido moderno, pero con el cráneo reforzado y los ojos pequeños, y que probablemente pasaría su vida alternando desplazamientos por la superficie con inmersiones entre la hojarasca o el suelo suelto, ayudado por su osificado y rígido cráneo. Esto parece indicar, que el primer paso dado por los anfisbénidos para conquistar la vida subterránea fue el refuerzo del cráneo, y que la pérdida de patas y elongación corporal se produjeron con posterioridad.

Blanus cinereus es el único anfisbénido presente en la Península Ibérica (se ha descrito una criptoespecie con las poblaciones suroccidentales, Blanus mariae, pero desconozco si ha sido aceptada o no). A partir de ahora y a pesar de su aspecto, cuando lo veamos ya podemos afirmar con convicción que es un primo lejano de las lagartijas que corretean por las paredes, y no tiene nada que ver con la culebras, a pesar de su nombre: "culebrilla ciega".

Referencia: Muller, Hipsley, Head, Kardjilov, Hilger, Wuttke & Reisz. 2011. Eocene lizard from Germany reveals amphisbaenian origins. Nature 473, 364–367 (19 May 2011) http://dx.doi.org/10.1038/nature09919

8 comentarios:

  1. Blanus,...Eslizón y Natrix,...


    ...para mí, siempre serán de esta casa.






    He disfrutado mucho lo que nos cuentas.


    (el Blanus, entonces es una lagartija, que ha vivido un viaje muy particular?...)





    Besos.
    B.D.C.J.

    ResponderEliminar
  2. Aun a riesgo de provocar que algún experto haga movimientos oscilatorios con la cabeza y se remueva incómodo en el asiento, dicho pronto y mal, sí, los Blanus serían lagartijas que perdieron las patas y las serpientes serían varanos que perdieron las patas, cada uno por su propio camino evolutivo. Y no son los únicos, tenemos a los luciones, otros que han perdido las patas, y a los eslizones, decidiendo si lo hacen o no... y esto me recuerda que tengo pendiente una entrada prometida al respecto de los eslizones y su patitas.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente. ahora hay dos especies de Blanus en la Península, ya aceptadas, si no me equivoco, creo que por el equipo de Mario García Paris del Museo de Ciencias

    ResponderEliminar
  4. Hola una pregunta aunque no sea sobre anfisbenidos. ¿La especie Pseudopus apodus es la misma que Ophisaurus apodus? Es decir son dos especies distintas o simplemente una actualizacion taxonómica.
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Marmaneu, es el mismo bicho. Fué descrito en 1775 por Pallas bajo el nombre Lacerta apoda, dejando claro desde el principio que se trataba de un lagarto y no de una serpiente. Después pues aparece como Ophisaurus o Pseudopus según que libro mires. La verdad es que no se cual nombre es "el bueno".

    ResponderEliminar
  6. Ok gracias, es que mirase donde mirase veía los dos nombres por separado y ninguna publicación que dijera que se trata de la misma especie. No se si conocerás esta página http://www.faunaeur.org/ pero es como una base de datos donde de todas las especies europeas y es la que uso yo para comprobar el nombre válido de las especies, en este caso, segun faunaeur Pseudopus apodus es la correcta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Interesante artículo. Al ver tu entrada acabo de recordar que el fin de semana pasado me mordió uno...menos mal que no duele :P ...aunque me lo merecía por cogerlo con la mano y andar a molestarlo.

    ResponderEliminar
  8. Si te pillan un pellizquito de piel pequeño puede doler más de lo que parece, unos ejemplares son más mordedores que otros... en muchos sitios existe la creencia, completamente infundada, de que son muy venenosos... espero que el que estés escribiendo una semana después de que te mordiera sirva de prueba de que son completamente inofensivos... je je...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...