Buscar en macroinstantes

viernes, 5 de junio de 2009

Sísifo y señora

Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Familia: Scarabaeidae
Género: Sisyphus
Especie: Sisyphus schaefferi (Linneo, 1758)


Sísifo, hijo del dios del viento y fundador de Corinto, enojó a Zeus y burló a la muerte (la historia es más larga, pero bueno, este no es un blog de mitología, así que pido clemencia por el brutal resumen), por lo que fué condenado a hacer rodar una pesada roca ladera arriba por una montaña, de tal modo que cuando llegaba a la cima, la roca rodaba de nuevo hasta la base y tenía que volver a empezar. Y así una y otra vez para toda la eternidad.


Hacer rodar la gran bola de m... por la cuesta arriba que es la vida, es tarea fatigosa que se soporta mejor en compañía.


Así, que Sísifo y señora, se afanan con todas sus energías en rodar su bola de estiércol. No hay calor tórrido del mediodía en alta montaña, ni obstáculo topográfico del terreno, que les desanime.

Se conocieron en lo alto de una enorme boñiga de vaca, se gustaron al primer golpe de vista y decidieron pasar el resto de su vida juntos, fundar una familia. Ahora trabajan duro para dar un futuro a sus hijos: una humilde pero confortable bola de excremento enterrada en el suelo en algún lugar seguro. Probablemente ya tienen excavada la cámara subterránea.


Ahora toca llevar la bola hasta ella. Es un trabajo duro, pero demuestran una sincronización digna de admiración. El uno empuja haciendo palanca con su cabeza. La otra tira desde el otro lado con todas sus fuerzas. Sin duda, conseguirán su objetivo. Si no llega alguien y los pisa.

6 comentarios:

  1. Muy buena la historia y sobre todo esta última foto con las dos patas traseras en el aire.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Extraordinaria entrada.

    ¿No se afanan muchas parejas en pagar la hipoteca del piso? Transportar esa mierda me parece un acto de amor mucho más noble.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada. Quizás Sisipo fue reencarnado en escarabajo pelotero por Zeus. En el antiguo Egipto estos escarabajos eran sagrados y se lo debían tener bien merecido.

    ResponderEliminar
  4. Sí, yo cuando los ví, también pensé que eran una metafóra viviente, y cuán parecidos somos los humanos y los escarabajos peloteros en el fondo...

    Bueno, en algunos casos la bola de mierda, perdón, quise decir la hipoteca, llegó a ser tan grande y pesada, que no podían rodarla ni dos sueldos. Espero que a estos dos escarabajos Sisyphus no los aplaste ninguna entidad bancaria.

    ResponderEliminar
  5. Los egipcios estaban obsesionados con la muerte. Las pupas exaratas de los escarabajos en sus cámaras subterráneas, les debían parecer cadáveres momificados, que sin embargo volvían a la vida pasado un tiempo, cuando los escarabajos, ya metamorfoseados eclosionaban. Con la cantidad de tierra que movieron los egipcios para hacer las pirámides, debían encontrar miles de estos escarabajos enterrados en estado de vida latente durante meses y capaces de 'resucitar' con las lluvias. No me extraña que los admiraran y trataran de imitarlos. Las momias de los faraones siempre me han parecido torpes imitaciones de crisálidas de escarabajos. Claro que los escarabajos resucitaban y los faraones no. Un punto para el 'dios' escarabajo. Por eso a los faraones los enterraban con escarabajos, para ver si se les pegaba algo.

    Ahora seguimos más o menos igual, cremas antiarrugas, botox, bancos de cordones umbilicales... baba de caracol!! ¿para cuando inyecciones de extracto de escarabajo pelotero?

    ResponderEliminar
  6. No habia visto lo de las momias y los escarabajos... Pero tiene sentido mmmm interesante mmmm
    Muy buena entrada :-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...