Buscar en macroinstantes

miércoles, 6 de junio de 2007

El vuelo del Bombylius (II)

Clase: Insecta
Orden: Diptera
Familia: Bombyliidae
Género: Bombylius
Especie: Bombylius major Linnaeus, 1758


Otra fotografía de un Bombylius en vuelo. En este caso se trata de Bombylius major, una de las especies más grandes. Resulta fácil fotografiar a estos dípteros cuando se alimentan en las flores, pero hacerlo volando en campo abierto tiene más intringulis. Los machos patrullan determinados lugares cambiando de posición cada pocos segundos, pero realizando breves paradas en vuelo cernido. Estos breves momentos son los que nos darán la oportunidad de fotografiarlos.

El Bombylius sale disparado hacia cualquier insecto que penetre volando en su espacio aéreo. Si es de otra especie, regresará inmediatamente a su incansable patrullar. A veces el insecto agredido se enfurece y trata de perseguirlo, pero la aplastante superioridad de vuelo de los Bombylius hace que la persecución acabe casi antes de empezar. Si el intruso es otro Bombylius de la misma especie, sea macho o hembra, podemos despedirnos de ambos. La persecución y las escaramuzas no serán breves en este caso.

De modo que lo primero es localizar el lugar: un claro en el que algún Bombylius haya establecido su territorio. Lo ideal es que haya pocos insectos volando por la zona que distraigan a nuestro modelo. Aunque cambian de posición con frecuencia casi siempre son posiciones fijas que repiten cíclicamente, por lo que, tras un periodo de observación, es posible predecir donde se detendrá en vuelo cernido y esperarlo con el foco puesto en el lugar (por supuesto hay que olvidarse del autofoco), con el flash puesto en modo manual o compensado a la baja (el TTL suele dar malos resultados en estos casos), la velocidad más alta a que nos permita sincronizar el flash (1/500 s en mi caso) y un diafragma que nos permita una profundidad de campo no demasiado estrecha. En teoría el flash debería 'congelar' el sujeto a velocidades más lentas, pero yo he conseguido los mejores resultados a velocidades de obturación lo más rápidas posible. Por el contrario, cerrar en exceso el diafragma para asegurarnos una mayor profundidad de campo puede dar problemas de calidad. Los objetivos tienen su rendimiento óptico óptimo a diafragmas medios, perdiendo calidad en los valores de f más altos como consecuencia de la difracción.

Una vez localizado el sitio, ajustados los parámetros de la cámara y más o menos claro el aparentemente errático comportamiento del modelo (aunque como hemos dicho no es en absoluto errático), lo único que queda es esperar la oportunidad. Hay gente que defiende el método "haz muchas fotografías que alguna buena saldrá". Me temo que si se dispara mucho sin pensar se acaba con una gran cantidad de fotos malas. Yo prefiero el método "espera el momento oportuno". No hace falta disparar muchas veces para hacer una foto como esta, pero sí que hace falta una buena dosis de paciencia.

Otros macroinstantes relacionados son: El vuelo del Bombylius, Bombylella atra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...