Buscar en macroinstantes

sábado, 30 de enero de 2010

Nueva entrega de Salamanquesa Against a White Background

Clase: Reptilia
Orden: Squamata
Familia: Gekkonidae
Género: Tarentola
Especie: Tarentola mauritanica (Linnaeus 1758)


Otra fotografía de la serie "Salamanquesa Against a White Background".

Para hacer una foto como esta solo se necesita un fondo blanco, que puede ser un simple folio o una cartulina, doblados de tal modo que hagan a la vez de suelo y fondo, pero sin hacer un doblez marcado, sino más bien una suave curva.

También se necesitan dos o tres flashes, uno para iluminar el fondo y que quede bien blanco, y dos para iluminar al sujeto, o un solo flash y un reflector para iluminar al sujeto. Todos los flashes, especialmente los que iluminen al sujeto deben llevar montado un buen difusor o bien rebotarse contra un paraguas u otro reflector, para que la luz sea lo más blanda y difusa posible, y debe disponerse de modo que los ángulos sean tales que minimicen las sombras.

Imagino que resultados similares se podrían obtener utilizando una caja de luz.

Y recordar una vez más que está prohibido capturar reptiles y trasladarlos a casa para fotografiarlos. En este caso la salamanquesa ya estaba en la casa, así que la foto se hizo en su hábitat natural. Cuando fotografiemos animales debemos tratar de molestarlos lo menos posible, y por supuesto, asegurarnos de que no sufren ningún daño.

6 comentarios:

  1. Fantástica toma! Excelente trabajo!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. El efecto del fondo blanco me parece muy atractivo, el resultado es perfecto para incluir las imágenes en un "catálogo". Todo la atención se centra el bicho fotografiado, el fondo nunca puede desviar la atención, destacando más los destalles. La ajustada profundidad de campo de esta imagen en concreto, rusta especial resaltando la cabeza y sus ojos, me gusta especialmente. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Atanasio. Sí, este tipo de fotos son del agrado de los stocks de fotografía, pero no con bichos, claro...

    ResponderEliminar
  4. ¿Y entonces cómo haces la foto sin molestarla? Porque por la imagen se puede suponer que la has cogido de su lúgubre rincón y puesto en una mesa con el folio, que para hacer la foto y eso no sería en absoluto criminal. De haber hecho eso, me pregunto cómo habrás sido capaz de cogerla con lo escurridizas y huidizas que son, y cómo se habrá quedado quieta durante la foto, ya que en un sitio tan expuesto, el instinto le dice que se debe ocultar.

    ResponderEliminar
  5. He dicho 'molestarlos lo menos posible' ;-)

    Es importante conocer el comportamiento de la especie y saber cómo manejarla para poder manipularla sin hacerle daño. Lo que es válido para un especie puede ser inadmisible para otra.

    En el caso de las salamanquesas (y es extensible al resto de especies con cerebros comparativamente más primitivos que el nuestro), si sabes cómo se comportan, no importa cómo de rápidas y escurridizas sean, resultan francamente predecibles y por tanto capturarlas es relativamente sencillo.

    En el caso de las salamanquesas (y otros lacértidos) hay que ser especialmente cuidadosos con su capacidad de autotomía caudal, pues intentarán autoamputarse la cola al ser cogidas, y son muy hábiles ejecutando esta estrategia distractiva.

    Respecto al posado, esta salamanquesa la encontré a principios de enero, cuando la puse en el folio bajo el calorcito de los focos, no solo no se sintió incómoda, sino que cada vez se la veía más a gusto.

    De hecho al inicio de la sesión estaba completamente aplastada contra el folio, con la cabeza pegada a la superficie, que es como las solemos ver en las paredes, pero eso es porque ellas ya nos han visto a nosotros y tratan de pasar inadvertidas pegandose a la pared, pero después de un rato cada vez se sentía más confiada y acabó, como se ve en las fotos, con la cabeza bien alta, que es como van por la vida cuando no las vemos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...