Buscar en macroinstantes

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Cómo reconocer a Tarentola mauritanica

Clase: Reptilia
Orden: Squamata
Familia: Gekkonidae
Género: Tarentola
Especie: Tarentola mauritanica (Linnaeus 1758)


A diferencia de los anfibios, que sufren en su delicada piel el tacto seco y salado de la nuestra, los reptiles encuentran agradable el contacto con la superficie caliente de los humanos. Pasados los primeros momentos de furibunda resistencia suelen relajarse rápidamente y mostrarse dóciles. Algunos incluso aparentan dormirse, aunque bien podría tratarse de otra técnica de supervivencia consistente en fingirse muertos (thanatosis o death feigning), como frecuentemente muestran muchas serpientes, y en especial las del género Natrix, autenticas expertas en fingirse muertas y que despiden un olor tan convincente que hasta atraen a las moscas carroñeras, llegando algunas al extremo, en su interpretación teatral, de sangrar por la boca.

Tarentola mauritanica es con diferencia la más común y extendida de las dos especies de geckos ibéricos. Es marcadamente antropófila, es decir, vive preferentemente en compañía de los seres humanos, siendo especialmente abundante en ciudades y pueblos, donde caza al acecho los insectos atraídos por las luces eléctricas, y entra con mucha frecuencia en las casas, recorriendo paredes y techos en busca de insectos y arañas, aunque dadas sus constumbres nocturnas y su discreta forma de moverse suelen pasar inadvertidos.

Para distinguir las dos especies de geckos que podemos encontrar en la Península Ibérica lo mejor es fijarse en los dedos de las patas.

Las uñas

En Tarentola mauritanica sólo los dedos tercero y cuarto parecen tener uñas.
En Hemidactylus turcicus los cinco dedos presentan uñas y terminan con aspecto afilado y no romo.


Mano anterior de T. mauritanica.

Las almohadillas digitales

T. mauritanica presenta una sola fila de almohadillas adhesivas.
H. turcicus presenta dos filas de almohadillas adhesivas.


T. mauritanica mirando a cámara durante la sesión fotografica, y pensando "¿qué habré hecho yo para merecer esto?".

Nota: T. mauritanica y H. turcicus son las dos únicas especies de geckos establecidas en la Península Ibérica y que mantienen poblaciones reproductivas. Sin embargo, es perfectamente posible que pueda encontrarse individuos de otras especies, escapados de terrarios o introducidos accidentalmente junto con mercancias importadas de otros continentes.

22 comentarios:

  1. Que bueno tu articulo para poder diferenciar los geckos ibéricos.
    No sabes la gracia que me hacen las fotos con el bichito entre tus dedos. No parece que sufre, mas bien tiene aspecto de sentirse mimado.
    ¿Has visto sus huevos? ¿Los deben poner en los huecos de los muros y de las piedras? ¿Tienen una consistencia como los huevos de lagartija?
    Cuando eramos pequeños y encontramos huevos de lagartijas los dejamos caer de poca altura para ver como salían las pequeñas corriendo. Ahora pienso que igual hemos matado alguno con este sistema de niños crueles...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tuve mucho cuidado de sujetarlo correctamente y no hacerle daño. Yo creo que eso lo perciben los animales, y estuvo muy relajado todo el tiempo. Soportó la sesión, si no contento, al menos con paciencia y resignación. No volvió a intentar morderme ni se mostró hostil mientras lo manipulaba para hacerle las fotos y cuando lo liberé en el mismo sitio donde lo encontré, se alejó sin prisa, olfateando con su lengua el terreno, como si reconociera que estaba de nuevo en su territorio, y aparentaba haber comprendido que yo no representaba un peligro.

    Nunca he encontrado sus huevos y no sé donde hacen sus nidos.

    ResponderEliminar
  3. Buenísimas estas dos últimas entradas tanto fotográficamente hablando como el texto, donde nos explicas como diferenciar las dos especies.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Genial esta entrada macro. Genial. La última foto es una pasada, esa mirada, me encanta. Por cierto, necesitas una manicura urgente!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, el mérito es del bicho, que es muy fotogénico. Respecto a la manicura... es cierto, ¡tengo las uñas fatal! ahora mismo pido cita en el salón de belleza... y después me voy a excavar con mis manos bajo algún tronco a ver si encuentro una culebra, jia, jia...

    ResponderEliminar
  6. Hola, me ha parecido muy interesante todo lo que explicas. Yo acostumbro a reconocerlos facilmente, porqué me dan pánico y parece que note su presencia aunque no los vea. Ya sé que son inofensivos y que me podrían dejar la casa sin mosquitos, pero empiezo a pensar que mi relación con ellos acabará en el psiquiatra. Aunque, sinceramente, no sabría con que palabras describir la reacción que me producen. De hecho, te felicito por las fotos, porqué tengo todo el cuerpo en tensión, muy logradas. Lo digo en serio. Mi "defensa" ante ellos es saber cuando entran y salen, a parte de que, por suerte, a mi marido no le importa cogerlos con las manos y volverlos a dejar en la calle. La verdad es que me tienen desconcertada, en 40 km de diferencia de ubicación geográfica hay un abismo entre las costumbres de unos y otros, a parte del tamaño. La pregunta es obligada, ¿conoces algún tipo de repelente para que no entren en casa? Porqué sólo me faltaba saber que les gusta el contacto con los humanos... Obviamente, algo que no les haga absolutamente ningún daño, porqué una cosa no quita la otra y el hecho de que me cojan taquicardias cada vez que veo uno en la habitación no implica que los quiera aniquilados.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, cuando digo que les resulta agradable el tacto caliente de los humanos no quiero decir que ellos vayan a buscar ese contacto voluntariamente, sino que no les irrita la piel como en el caso de los anfibios al manipularlos. No te preocupes, ellos tratarán de evitar el contacto con las personas tanto o más que tú el contacto con ellos, así que tranquila.

    Respecto a tu relación con estos reptiles yo creo que la palabra que mejor la describe es "fobia". No te puedo ayudar con eso. Pero hay métodos para intentar superarlas. Conocerlos mejor podría ayudarte. Una vez que los conoces, son animalitos encantadores.

    Respecto a ahuyentarlos, ni idea. Son muy territoriales, así que las que vivan en tu casa serán las que mantenga a raya al resto. Si las echas, dejas el territorio libre, y será ocupado rápidamente. Yo creo que deberías dedicar el esfuerzo a superar la fobia antes que a evitar su inevitable presencia, porque son muy abundantes y están en todas partes, viven en la propia estructura de los edificios, falsos techos, bajo las tejas, en las grietas, tras los muebles, manteniendo alejadas plagas realmente perjudiciales como las cucarachas y las polillas, y los que tú descubres son la punta del iceberg. Seguramente por cada ejemplar que ves hay veinte que no ves (no es por agobiarte más, pero es que es la realidad). Intenta verlos como el servicio antiplagas que mantiene tu casa libre de cucarachas y otras pestes (no hace falta que les rasques la nuca y les pongas un platito de leche por las noches, basta que consigas ignorarlos sin sufrir ataques de ansiedad). Suerte.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, la palabra es "fobia". Lo de que hay veinte más que no veo... Ufff!!!! Sin comenatrios, jajajajaja. Del tema territorio sí que me había dado cuenta. Y, quizás me equivoco, pero las veces que han entrado en casa creo que ha sido más por despiste que por otra cosa. Tengo una "familia" numerosa viviendo en la casa de al lado (está semi-derruída) y de vez en cuando, ha pasado alguna al balcón y alguna otra se ha aventurado dentro de casa. Hay algunas, sobretodo las pequeñas, que se van súper rápido cuando te ven y otras que se te quedan mirando como diciendo "¿qué pasa con tu rollo?", claro que por el tamaño de estas últimas, deben tener una cierta edad. Por cierto, ¿viven muchos años o hablamos de temporada? Y, si son territoriales, ¿se supone que las crías se quedan en el territorio de los progenitores o se van a buscarse la vida?
    Sí, me dan un pánico impresionante, pero al mismo tiempo y quizás por eso, no puedo dejar de observarlas, algunas tienen nombre. Ya te digo, mientras se queden en su territorio no pasa nada, el problema es cuando entran en el mío, jajajajaja. A parte, tengo una hija pequeña e intento mantener el tipo todo lo que puedo y, obviamente, estos animales, reciben los mismos comentarios que un gato persa, son preciosos. (Aunque su madre esté de psiquiatra). Muchas gracias por responder. Tienes un blog muy interesante. Saludos desde Tarragona.

    ResponderEliminar
  9. No quería alarmar a nadie. Lo de que hay veinte por cada una que ves es sólo una forma de hablar. Lo que quiero decir es que es una especie muy abundante que está siendo favorecida por el calentamiento climático de las últimas décadas y que continua expandiéndose hacia el norte colonizando nuevas áreas. Y que dado su carácter nocturno y discreto, se suele subestimar su abundancia. ¿Mejor?

    Desde que publiqué estas entradas dedicadas a las salamanquesas, es descorazonador el número de visitas que han llegado al blog a través de buscadores con términos de búsqueda del tipo "eliminar salamanquesas", "como acabar con las salamanquesas", "veneno para salamanquesas"... está claro que queda mucho trabajo por hacer para informar y concienciar a la población acerca de estos animalillos.

    Las que entran en tu casa, probablemente estén explorando en busca de pareja o buscando nuevos territorios de caza. Que se queden o no, dependerá de la abundancia de presas y depredadores (personas, gatos...), y de individuos del otro sexo. Al fin y al cabo, sus preocupaciones son conseguir casa, comida y pareja, más o menos como todo el mundo.

    Las pequeñas, se tienen que buscar la vida y cuidarse no solo de los depredadores, sino también de los adultos, que no dudarán en depredar sobre los juveniles si tienen oportunidad, por eso se ven obligadas a vivir en zonas más precarias (las mejores zonas están ocupadas por los adultos) y tienen un mortalidad infantil elevadísima. Los machos en celo son extremadamente territoriales (con otros machos, con las hembras no, lógicamente). En invierno se vuelven menos agresivas, e incluso invernan varios individuos juntos.

    Respecto a la longevidad, se dice que Tarentola mauritanica en cautividad puede vivir alrededor de 8 años, aunque de especies de Tarentola muy emparentadas se afirma que viven en cautividad 18 años y más. Pero en cautividad no tienen depredadores ni tienen que cazar su comida, por lo que en el mundo real su esperanza de vida es mucho menor. En un estudio se constató que los ejemplares de más de 4 años son poco frecuentes en libertad y los de más de 6 años extremadamente raros (Martínez-Rica, 1974. Contribución al estudio de la biología de los gecónidos ibéricos (Rept. Sauria). Publ. Centro Piren. Biol. Exp., 5: 1-291.)

    Lo de que se queden quietas o huyan, son dos estrategias antidepredatorias que usa el reptil a su criterio en función de la distancia al refugio más próximo, la temperatura corporal (de la que depende su velocidad de carrera) y la proximidad del depredador (de la que depende la probabilidad de no ser vista). Hay que tener en cuenta que huir para esconderse en un refugio implica un gasto energético y la pérdida de posibilidades alimenticias, por lo que ante situaciones que juzgue de poco peligro (porque el depredador se encuentre a una distancia grande, por ejemplo) preferirá quedarse quieta y confiar en no ser vista. Salir corriendo casi siempre implica llamar la atención del depredador que tal vez no la había visto hasta ese momento, por eso si la distancia a su refugio es grande, también preferirá jugársela quedándose quieta aunque el depredador esté muy cerca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que yo encontré este blog buscando "repelente para Tarentola mauritanica". No sé, pensé que al igual que hay sistemas para ahuyentar a una mosca sin tener que matarlas, quizás habría algún producto no nocivo que no les gustase a las salamanquesas. Algo con un olor específico o cualquier cosa así.
    Pienso que la gente tiene miedo a lo desconocido y considero que es una de lo que denominamos condiciones humanas. Siempre ha sido así. Pero también creo que la ignorancia puede justificar un miedo, pero no el hecho de matar un animal. Quien haga esto, simplemente, acaba con el problema en un momento y lugar determinados, pero no con el problema en sí. Y cuando digo problema, no me refiero al animal, me refiero al problema que pueda tener la persona, como,por ejemplo y, sin ir más lejos, lo que me pasa a mí.
    Lo triste es que el miedo no es innato, más bien, es adquirido o "traspasado".
    Por cierto eso de que viven en cautividad... Impresionante. Encontré foros en que hablaban de sus gekcos (no recuedo si se escribe así) y ya fue lo último. Sabía que había gente con iguanas, serpientes... Pero, igualmente, es algo que no entiendo. Es como tener un pájaro en una jaula o un pastor alemán (por decir una raza) en un piso.
    Bueno, dado lo que sé ahora de las salamanquesas, simplemente, pondré mosquiteras en todas las ventanas a las que les falta e intentaré que no haya comida de su gusto por casa :-) Espero que no encuentren a la Paca que es una araña que se instaló este verano en el comedor, aunque ahora hace días que no la veo...

    Un saludo y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  11. De nada, espero que superes tu relación de amor/odio con las salamanquesas.

    Lo de los reptiles como mascotas es un tema que daría para hablar mucho. Hay gente que tiene costosas instalaciones para ofrecerles las condiciones de temperatura y humedad adecuadas, y que tienen un conocimiento profundo de la biología y necesidades de las especies que crían, pero son la excepción. La mayoría de los reptiles que son vendidos como mascotas tienen menos suerte y padecen una larga agonía hasta que mueren a causa de enfermedades provocadas por los cuidados inapropiados que reciben de propietarios inexpertos.

    ResponderEliminar
  12. Creo que soy una de esas pocas mujeres amante de los reptiles, de las que tienen complejas instalacaiones para porporcionarles un hábitat adecuado.
    Todo empezó cuando uno de mis hiijos encontró en casauna salamanquesa, quiso quedársela y le dejé tenerla un día. Después le propuse devolverle la libertad, y muy a su pesar, la soltamos en el jardín, de donde posiblemente había venido.
    A raíz de ese "encuentro" empecé a leer sobre estos animales y otros reptiles que sí estuvieran acostumbrados a vivir en cautividad y meses después, llegó a nuestra casa Sammy, una Pogona la mar de guapa.
    mis hijos se han acostumbrado a cuidar de ella, a alimentarla adecuadamente y a vigilar las condiciones de su terrario, a "mimarla" y a ella se la ve encantada.
    Ahora los niños observan otros reptiles que habitan donde nosotros vivimos, lagartijas colilargas o lagartos ocelados.
    Comparto la opinión de que conocerlos es amarlos.
    Un saludo y felicidades por el blog

    ResponderEliminar
  13. Hola, me ha gustado mucho, y las fotos son excelentes. yo entré en el blog mirando fotos de estos y otros reptiles ya que me gustan muchisimo en todas sus especies. personalmente tengo experiencias con estos geckos, ya que poseo una casa de campo en la que abundan muchisimo, detras del mueble del salón tengo un "cocodrilo" de éstos desde hace mas de un año, y en la casita contigua de la piscina, detras de la librería y del frigorífico, no se si son dos o cuatro y grandecitas, luego por fuera en el jardin hay muchisimas, que conviven con algunos Podarcis vaucheri, que se ven menos, y alguas culebrillas de 30cm que solo las veo una vez cada tres o cuatro años. Me gusta observarlos y he tenido la oportunidad de tenrlos en mis manos la tarentola y el Podarcis, son los dos muy dociles y no ofrecen apenas resistencia una vez capturados, en el caso del podarcis solo lo puedo capturar si se caen a la piscina ya que son lentos nadadores, pero en tierra firme es imposible por que corren como las balas.La Tarentola a mi personalmente no me molestaria que este en mi casa de no ser por sus excrementos que son muchos y quedan adheridos a la pintura y las manchas no se quitan, he pintado hace poco y ya esta la pintura llena de cagajones, pero quitando este inconveniente me encantan, además a las Tarentolas y Podarcis del jardin los intento proteger, ya que a mi perra le encanta merendarselos y tengo que estar pendiente para que no me caze ningun reptil. De no ser por éstos encantadores animalitos, tendria en mi jardin una plaga de insectos como mosquitos y moscas que son trasmirores de enfermedades y arañas a las que le tengo una fobia terrible.
    Un saludo desde Sevilla.
    Saludos desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  14. Me alegra comprobar que hay gente que aprecia a estas denostadas y beneficiosas criaturas.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  15. yo no puedo soportarlos y lo intento , peo es superior a mi, cuando las veo salgo corriendo y el corazon se me pone a 100, pienso que cualquier dia me da un infarto, el otro dia vi una en la parte de arriba de casa y no he vuelto a subir, porque no se como no me mate por las escaleras, y ahora cuando intento subir me es imposible, no se que hacer me darias algun consejo

    ResponderEliminar
  16. Amigo anónimo, mi consejo es que tengas cuidado con las escaleras... las salamanquesas son inofensivas, pero caerse por las escaleras sí que es peligroso...

    ResponderEliminar
  17. geminis:siento discrepar con lamayoria de vosotros,pero lo mio no es fobia,es un horror lo que siento por estos bichos!quien dice que la salamanquesa siempre esta ahi quietecita en la pared? pues no es asi,saltan! ayer p.e.le saltó una bien grande a mi hijo a la salida de casa a las 17h.fue horrible entre que me la quito de encima y no!por cierto, tengo por todas partes,inmensas,me siento cada vez peor no puedo salir fuera estan por todas partes!por favor AYUDA!!!

    ResponderEliminar
  18. YO tambien las odio y me asquean y no entiendo por qué a las personas que nhos pasa ésto haya que tratarnos con paternalismo del ya se te pasará y no es para tanto porque son muy buenas y nos protegen de no se qué cosa de los insectos.
    Tenemos derecho a tener fobia y a odiarlas y a quererelas exterminar porque nos están invadiendo nuestras casas y jardines y terrazas y no son ni invitadas ni bienvenidas.
    ESTOY EN MI DERECHO A ASQUEARME Y ODIAR y ACOJHONARME DE L O QUE ME DÉ LA GANA Y EN CONSECUENCIA A ALEJARLO DE MI O EXTERMIONARLO SI ME INVADE.

    HABEIS OIDO Y LEIDO PAPAITOS Y MAMAITAS DE LAS SALAMENQUESITAS AQUEROSAS?????????

    ResponderEliminar
  19. Yo también vivo en el campo, en la Alpujarra y tengo una casita de madera que uso como trastero/guardarropía de fuera de temporada y empecé tniendo una salamanquesa, pero es que ahora tengo a los padres e hijos y nietos. Es una plaga que lo ensucia todo, la ropa, el suelo, los rincones, las paredes. De verdad necesito sacarlas de allí, pero he probado con ruido, con insecticidas, dejando todo abierto, pero nada, están felices y yo no quisiera matarlas...

    ResponderEliminar
  20. Entré buscando diferencias entre las especies de Tarentola. En mi casa de Alicante parece que hay varias especies, unas son muy pardas y con camuflaje difuso como la Tarentola mauritanica o 'salamanquesa común' y otras son crema amarillenta con 5 rayas en el dorso bien definidas y una línea clara que recorre la columna como la Tarentola angustimentalis o 'perenquén majorero', las dos variedades viven en grupos separados y las veo desde hace muchos años. ¿Es posible que hayan llegado de Canarias hace años y se hayan reproducido sin mezclarse con las Tarentola mauritanica? Entre ellas también viven falsas viudas negras que casualmente son de Canarias y se han extendido por toda la península, quizá también el 'perenquén majorero' se haya extendido. Por eso me gustaría recibir consejos deexpertos de cómo diferenciar mejor a las especies de Tarentola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel, no sabría que decirte. Imposible no es, más en estos tiempos de contínuo trasiego de mercancias por todo el mundo, te puedes encontrar cualquier especie en cualquier parte. El clima de la costa desde Málaga a Alicante tampoco está muy alejado de los requerimientos de muchas especies norteafricanas, no hay más que ver cómo se está extendiendo el camaleón por Almería y Murcia (y cada vez hay más citas en Alicante). Pero habría que demostrar que no son T. mauritanica, que por otra parte es muy variable en diseño de unos ejemplares a otros y además cambia de color según la temperetura, etc... El mismo ejemplar lo puedes ver chocolate oscuro tomando el sol por el día en invierno, y pálido con bandas por la noche en verano.

      Eliminar
  21. Anonymous del 25 de septiembre de 2010, si viven salamanquesas en tu trastero es porque hay polillas que buscan comerse tu ropa. Es mejor limpiar las cacas que tirar la ropa o limpiar miles de cuerpos de polillas que se han reproducido entre tu ropa. Aun la mayoría no es consciente de que las salamanquesas son las mejores aliadas que tenemos contra mosquitos, arañas, moscas y polillas. Si hay cacas significa que hay menos picaduras, enfermedades y ropa rota.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...