Buscar en macroinstantes

miércoles, 21 de octubre de 2009

Especies invasoras (II)

Clase: Insecta
Orden: Lepidoptera
Familia: Lycaenidae
Género: Cacyreus
Especie: Cacyreus marshalli Butler, 1898

Cacyreus marshalli

Las especies invasoras son la segunda causa de pérdida de biodiversidad, solo superada por la pérdida de hábitat.

Pero ¿qué es una especie invasora? Pues ni más ni menos que una especie animal o vegetal que es introducida de forma accidental o intencionadamente en un área geográfica que no es la suya, y que prospera. Esta introducción puede ser accidental, como por ejemplo cuando animales o semillas son transportados inadvertidamente junto con mercancías, o cuando animales mantenidos como mascotas (cotorras argentinas) o criados en granjas con fines comerciales (visón americano, rana toro) escapan, cuando plantas ornamentales de jardines y parques se asilvestran. También puede ser intencionada, como algunas especies liberadas para el control biológico de plagas (gambusia), como especies cinegéticas o por el capricho de algún particular.

Cuando el lugar de origen de la especie tiene condiciones climáticas o ecológicas diferentes a las del lugar donde ha sido liberada, no consigue adaptarse y mueren. Ha habido algún caso de avistamiento de pequeños cocodrilos tomando el sol en la orilla de embalses españoles. Se les suele ver durante un verano y despues no se les vuelve a ver más. El invierno ibérico es demasiado frío para que puedan sobrevivir. También se han encontrado varanos, agamas, boas... ninguno de estos animales logra sobrevivir a su primer invierno en libertad.

Pero a veces la especie proviene de otro continente pero de una zona con clima y condiciones similares. Entonces se establece una competencia directa con las especies autóctonas que explotan los mismos recursos alimenticios o de espacio. Cuando las especies locales están mejor adaptadas suelen eliminar a la especie intrusa, pero si es la intrusa la mejor adaptada, irá ganando terreno y desplazando a las especies locales. En este caso es cuando se habla de especies invasivas que se convierten en plagas que amenazan los ecosistemas, la economía, la salud humana o todas estas cosas a la vez...

Sobran los ejemplos. El cagrejo rojo americano ha exterminado de la totalidad de los ríos españoles al cangrejo de río autoctono, situandolos al borde de la extinción. La tortuga de Florida está poniendo en grave peligro a las dos especies nativas de galápagos ibéricos. El mejillón cebra, el mosquito tigre, las cotorras argentinas, el visón americano... todas son especies invasivas.

Por supuesto una especie puede ser invasiva en un sitio y no en otro. Los conejos son una pieza fundamental de los ecosistemas mediterráneos, pero en Australia se comportan como una especie invasora. La mariposa del geranio es una mariposilla más en el Sur de África, pero se comporta como una especie invasora en la región mediterránea...

15 comentarios:

  1. Me sigue llamando la atención las noticias de "supuestos ecologistas" que entran en granjas de visones americanos para liberarlos y en teoría evitar su muerte. Pienso que en realidad lo que están haciendo (a parte de no tener ni idea del funcionamiento de la naturaleza y los ecosistemas) es grave delito ecológico por todo lo que has citado en tu entrada, poniendo en peligro a cientos de especies autóctonas, pero es que además no sólo no evitan su muerte sino que en muchos casos la aceleran (atropellos, depredación, etc) Y para nada defiendo esas granjas de visones!
    Lo que desgraciadamente ya no me llama tanto la atención (será por la costumbre) es que las administraciones cometan estos mismos errores (delitos) introduciendo especies por intereses económicos (caza, pesca, etc) En fin, espero que sepamos reaccionar a tiempo...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bueno, los que liberan visones americanos no son ecologistas, son simplemente ignorantes, y el daño medioambiental que pueden causar es muy grave... por fortuna la inmensa mayoría de esos visones acostumbrados a comer pienso, si no todos, mueren en los primeros días...

    Ya es tarde para reaccionar, el daño está hecho y se sigue haciendo... nuestros ríos y embalses están llenos de cangrejo rojo y siluros, hace poco leí que en el Manzanares había mapaches, en Granada puedes ver árboles plagados de nidos de cotorras, en Canarias poblaciones asilvestradas de culebra real de california (Lampropeltis getulus)vendida en pajarerías como original 'mascota', que manda tener una culebra como mascota, amenaza a varios herpetos endémicos, la gente sigue echando carpines a las balsas a pesar de estar terminantement prohíbido, etc., etc., etc., ...

    El diagnóstico es... 'irreversible'.

    ResponderEliminar
  3. Nunca me cansaré de repetirlo, el hombre es un factor natural, forma parte de la naturaleza, y como tal influye en ella con su estilo de vida. No somos la primera especie que resetea el planeta. No somos dioses ni elegidos, somos un animal mas. Nuestra sociedad actual es el resultado de las sucesivas extinciones que nuestros ancestros realizaron en el pasado. Y las especies actuales, son el resultado de las extinciones que desde el origen de las biosfera se han ido produciendo.
    Y con esto no defiendo la introducción de especies de forma intencionada, pero siempre me gusta subrrayar lo subjetivo de esta situación. Ya estamos alterando el equilibrio de los ecosistemas desde el momento en el que nace un niño por cesarea, o nace prematuro y mediante métodos sintéticos se mantiene vivo.
    Creo que nuestro egocentrismo es tan acusado, que cuando se habla de estos temas, siempre se dice 'nos estamos cargando el planeta'... y nada mas lejos de la realidad, nos estamos 'cargando' a nosostros mismos. El planeta seguirá girando, y la vida seguirá en la Tierra con o sin nosotros, y dentro de algunos millones de años después de nosotros, la biodiversidad -si la estabilidad lo permite- se restaurará. Sólo seremos un estrato más en el teimpo geológico, y un quebradero de cabeza para cualquier ente que estudiara la evolución de la vida en la Tierra...
    ... y es que soy un misantropo irrecuperable.

    ResponderEliminar
  4. Ufff...
    ¿y esta pequeña guapa es la que se carga mis geranios?

    Esta preciosa en tu foto!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Erna, pues sí, esta simpática mariposita es la terrible plaga conocida como taladro del geranio, que está causando pérdidas económicas millonarias al sector... debido a que sus orugas se introducen dentro de los tallos, los productos insecticidas no surten efecto, por lo que la unica solución es destruir los geranios y reponerlos cada año a partir de esquejes no infectados... me parece que los geranios, que son una imagen típica de muchos sitios de España, van a ser progresivamente sustituidos por otras plantas ornamentales si no se encuentra una solución...

    ResponderEliminar
  6. Xema, tu discurso tiene un problema, y es que conduce a la inacción.

    Lo que dices no es del todo cierto. Sí es cierto que somos una especie más, fruto de los mismos procesos evolutivos que han dado lugar al resto de especies.

    Pero hay una diferencia fundamental entre nuestra especie y el resto, y es que nosotros somos conscientes de las transformaciones que estamos provocando en el medio y capaces de imaginar las consecuencias, y eso nos dota de RESPONSABILIDAD, cosa que no tienen las ratas cuando desembarcan en una isla y extinguen a doce especies de pájaros que no vuelan. Las ratas no son conscientes de que están extinguiendo especies únicas ni tienen la capacidad de evitarlo. Nosotros sí.

    Tan 'natural' es nuestra capacidad de tranformar el entorno como nuestra capacidad de darnos cuenta del daño que hacemos, igual de 'natural' es nuestra capacidad de crear Parques Nacionales o de intentar salvar al lince ibérico gastando cuantiosos recursos económicos.

    Muchos de los problemas ecológicos actuales no son fruto de la naturaleza humana, sino de la avaricia de unos pocos. La costa española no está enladrillada porque nuestra especie tenga un gen enladrillador, sino por la especulación y la codicia de unos pocos. Y discursos así es lo que los especuladores quieren oír...

    Dentro de diez millones de años todos calvos... pero aquí y ahora hay mucho trabajo que hacer, empezando por dar a conocer los valores naturales y concienciar a la gente, para que exija a los políticos que hagan cumplir las leyes que protegen el medio ambiente, nuestro medio ambiente.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante artículo, y también los comentarios. Xema no dejas de llevar razón, pero dártela entera sería reconocer que nuestra evolución es la del suicidio. Debemos negarnos a ello, pienso yo.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  8. Yo también lo pienso, debemos luchar. Es muy posible que como dice Xema tarde o temprano nos extingamos como especie, pero qué menos que intentar que el estrato que dejemos no sea de plásticos y basura...

    ResponderEliminar
  9. En realidad no pretendo llevar o no razón, ni siquiera posicionarme en un bando. Solo doy mi punto de vista. Yo participo activamente en la conservación, educación, y otros -ción relacionados con el medio ambiente. Pero siempre intento separar los que me gustaría que fuera de la realidad.
    Y la realidad que veo es esta.
    Por otro lado tengo que añadir que la codicia y la envidia son herramientas naturales que todos tenemos y que nos han permitido desarrollar nuestras culturas -no todas-. Esto lo 'invento' el H. heilderbengensis hace ya algún tiempo, cuando comenzó a fabricar hachas de mano que no se podían usar, sólo eran para exhibirlas, para poder actuar sobre los pensamientos de otros. El poder acceder a mas recursos que otros fue el motor que activó al H. sapiens. Esté desarrolló armas poderosas con las que acabaron con la mega-fauna del pleistoceno, y tuvo que adaptarse a nuevas circunstancias con la agricultura. Los comienzos de la agricultura fueron debastadores para los bosques del planeta. Imagina los fuegos incontralados para despejar las primeras parcelas de cultivo hace 10000 o 12000 años. Entonces la necesidad de acumular productos agricolas para las épocas no productivas, acentuó los conceptos de posesión y la necesidad de poseer más... y bueno el resto de la historia os la imaginais.
    Pero lo interesante es que el hombre desde que se reunió en urbes y formó civilizaciones, siempre ha terminado de la misma forma, agotando los recursos y reseteandose. Conforme nos acercamos a nuestra época los daños son mayores. Pero la esperanza está en esos pequeños nuclues, que evolucionan hacia formas culturales sostenibles, pequeñas tribus o grupos sociales que consiguen de alguna forma ver el problema y solucionarlo... Siempre se les llamó grupos primitivos, pero la realidad es que son primitivos porque han perdurado miles de años, muchos mas que las grandes civilizaciones conscientes y modernas...

    La naturaleza tiene a equilibrarse, y como somos muchos manda señales para que nos cortemos un pelo, pero nuestra ciencia ha conseguido sortear estas señales. Para mi la cuestión no es si nos extinguiremos o no, es cuando será...

    ResponderEliminar
  10. Bueno, no creo que haya dos bandos, a favor de la extinción de la humanidad o en contra de la extinción de la humanidad. Siendo humanos sería un poco raro estar a favor de la extinción, aunque Siniestro Total lo estaba:

    "Ya no hay trilobites en el mar
    en Siberia no queda ni un mamut
    las ballenas desaparecerán
    así que, humano, ya sólo quedas tú...

    Pueblos del mundo: ¡extinguíos!
    dejad que continúe la evolución
    esterilizad a vuestro hijos
    juntos de la mano hacia la extinción"

    Tu visión del asunto es pesimista. Las especies incluida la nuestra evolucionan para adaptarse al medio, y nuestro agotado y maltrecho medio exige que evolucionemos hacia una forma de vida sostenible, así que no subestimes el poder de la evolución, lo mismo dentro de 10 millones de años no nos hemos extinguido sino que hemos dado lugar al Homo ecologicus. ;-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. El proceso de evolución pasa por la extinción de las especies 'no aptas'. En cualquier caso, se trata de una evolución cultural para nuestro caso concreto.
    Los pigmeos estuvieron 19000 años separados cultural y genéticamente del resto de los H. sapiens, y desarrollaron una cultura de 20000 años de antiguedad... Las únicas culturas que han perdurado en el tiempo han sido las de cazadores recolectores, las que se pasaron a la agricultura -explotación intensiva del medio-, siempre terminaron extinguiendose o reseteandose.

    Diez millones de años es mucho tiempo, nuestra especie apareció hace tan solo 200.000 años en el mejor de los casos, y los primeros homínidos erguidos solo hace uno o dos millones de años.
    Nisiquiera somos conscientes de que hace mucho tiempo que no seguimos las reglas de la evolución.

    ResponderEliminar
  12. Al principio escribes: "el hombre es un factor natural, forma parte de la naturaleza, y como tal influye en ella".

    Yo estoy de acuerdo. Tenemos una visión del mundo excesivamente antropocentrista, que nos lleva a clasificar la vida en la Tierra en dos categorías: nosotros y el resto. Luego dividimos al resto en plantas, animales y hongos. Así ha sido durante practicamente toda la historia de la humanidad.

    Ahora la ciencia nos dice que el Sol no gira alrededor de la Tierra, que nuestro planeta es una mota de polvo en un inimaginablemente grande universo, y que nosotros somos una especie más del millón y pico de especies de seres vivos que hay actualmente en la Tierra.

    Si esto es cierto, ¿como vamos a no seguir las reglas de la evolución? ¡Si somos fruto de la evolución! Obviando el detalle de que tanto el concepto de evolución, como la idea de que la evolución tenga reglas son productos de nuestro cerebro. Y nuestros cerebros son fruto de la evolución lo mismo que las patas del guepardo. Los castores construyen diques con ramas, y nosotros construimos aceleradores de partículas, pero jugamos al mismo juego, que es tratar de sobrevivir como especie, ya que como individuos tenemos muy limitado el tiempo.

    Y si sabemos que esquilmar los mares, arrasar los bosques y contaminar las aguas y el aire, es malo para nuestra supervivencia como especie, deberíamos hacer algo al respecto antes de que los pigmeos no tengan selva en la que esconderse, y nuestros hijos no tengan agua que beber o aire que respirar.

    Y algo se está haciendo, nunca antes se ha hablado tanto del medio ambiente, de reciclar, del cambio climático, de la biodiversidad... la mentalidad está cambiando (la evolución cultural que comentas se está dando), lo que pasa que es que estos cambios son leeeentos... pero no hay que perder la esperanza. ;-)

    Yo aporto mi granito de arena mostrando aquí algunos de los animalitos que comparten planeta con nosotros, y tratando de divulgar lo poquito que sé de ellos. Para que la gente quiera proteger algo, primero tiene que valorarlo, y para poder valorar algo, primero tiene que conocerlo...

    Gracias por aportar tu punto de vista, la verdad es que es un tema muy interesante... nada menos que el futuro de la humanidad, je je...

    ResponderEliminar
  13. Jeje hemos llegado al punto donde estos debates acaban, a falacia naturalista....
    Evidentemente nosotros somos fruto de la evolución. Te pongo un ejemplo; desde hace 50, 60 o 70 años, en nuestro pais las mujeres, dan a luz en hospitales. En la actualidad más del 50% de las personas que nacen en nuestro pais, no lo hubieran hecho de no ser por esta circunstancia.
    Otra regla fundamental de la evolución es el aislamiento poblacional, que provoca ligeras variaciones genéticas entre los individuos de una y otra población, haciendo que las reacciones antes patogenos, enfermedades, y otros problemas, sean diferentes, y así aseguranda la supervivencia de algunos. En nuestro mundo, la globalización y el mestizaje esta homogeneizando las poblaciones a nivel global.
    Uno se para seriamente a pensar en ello, y mi conclusión es que nuestro desarrollo cultural nos da una ventaja ante estos problemas, desarrollando la técnologia para esquivar estos problemas. Después pienso que el acceso a la técnologia, solo esta disponible a un 40% de la población mundial. Entonces llego a la conclusión de que una minoría representa a la especie, cuando la abrumadora realidad es otra. Sigo dandole vueltas al tema y me planteo que pasaría si un grupo de niños de 5 o 6 años fueran el comienzo de una nueva población humana sin influecia de las anteriores civilizaciones. Mi conclusión es que desarrollarían una cultura totalmente diferente a lo que conocemos, una lengua diferente, unas costumbres diferentes, unos valores diferentes, etc... Es decir, todo lo que nos define actualmente como especie no se perpetuaría. Y llego a la conclusión de que somos un 60% genética y un 40% cultura. Y nuestra cultura es tan volatil que me da miedo.
    Yo trabajo como educador ambiental con niños, y ves que la cultura que les imprega no tiene nada que ver con el medio ambiente. Puedes decirle a tu hijo, puedes contarle a tu hijo a la hora de comer las bondades de comer verduras cultivadas en la huerta del abuelo, pero en una hora de televisión le diran 50 veces que compre un bollicao... De que vale que lleves a tu hijo a pasar la tarde observando mariposas en la naturaleza, si el lunes cuando llegue al cole, se sentirá inferior, porque sus amiguitos pasaron la tarde en el burguer...
    Los programas de educación ambiental que tengo que seguir son muy deficientes, y solo intentan justificar un dinero que se dedica a este tipo de educación, no a que cumplan su función.

    En fin es un tema complejo, que tampoco tengo claro que llevan a algún sitio.
    Otra vez te pido disculpas por 'guarrarte un post' con temas que quizas no sean adecuados.

    ResponderEliminar
  14. Estos comentarios no guarrean el blog... los que lo guarrean los voy borrando conforme llegan...

    En resumen: que hay que evitar en la medida de lo posible introducir especies exóticas en ecosistemas a los que no pertenecen... así que el que tenga una tortuga de Florida y se aburra de ella, que la regale o que haga una sopa, pero que no la eche al río que pasa por su pueblo... je je je.

    ResponderEliminar
  15. ¿Se puede?

    La codicia de los accionistas de los que fabrican bollicaos es lo que hay que erradicar, no los bollicaos. Si tu niño come y aprende a valorar las verduritas del abuelo, no hay problema porque coma un bollicao de vez en cuando o en un Mac.

    Los niños tienen que socializarse con su grupo de iguales. Discrepo en que un niño vaya a sentirse inferior o vaya a ser discriminado por salir al campo a mirar mariposas. Yo también trabajo con niños y la lotería para ser excluido es eso, una lotería. Un niño adicto a los comic en un aula puede ser el “freak”, y en la de al lado otro con los mismos gustos puede convertirse en el popular ese curso. Hacer cosas “diferentes” no tiene por qué excluir a un niño, simplemente tenderán a buscar otros niños más parecidos a ellos. Excluye la incapacidad para desenvolverse en los ambientes “normales” y eso no tiene que ver con recibir en casa unos valores y hábitos menos “populares”.

    Criar nenes “raritos” cuando la norma es la vulgaridad, la estulticia y la mediocridad, debería ser la misión de cualquier padre responsable.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...