Buscar en macroinstantes

domingo, 16 de marzo de 2008

Opiliones (II) y Lightbox 2.04

Clase: Arachnida
Orden: Opilionida
Familia: Phalangiidae
Género: Metaphalangium
Especie: Metaphalangium sp.


Esta entrada inicia una serie de pruebas para mejorar la visualización de las fotografías utilizando lightbox. A diferencia de otros CMS como Wordpress, donde instalar plugins es trivial, Blogger se muestra muy poco amigable para estos menesteres, y es necesario recurrir a manipulaciones en el código de las plantillas de resultados poco predecibles.

Agradeceré a mis lectores que hagan clic sobre la fotografía y si detectan algún problema, me lo comuniquen a través del correo o de los comentarios, indicando su sistema operativo, y el tipo y versión de su navegador.

De momento, solo implementaré lightbox en algunas entradas nuevas. Si durante un periodo de prueba los scripts funcionan correctamente, los implementaré de forma generalizada.

En cuanto a la fotografía de hoy:

Otro opilión. Si alguien piensa que está viendo la foto de una araña le recomiendo leer la entrada anterior sobre opiliones.

Los opiliones no son muy rápidos. Aunque cuando se alarman pueden dar algunas carreritas no es probable que rompan ningún record. Su estrategias defensivas son la autotomía de patas, ya comentada en la otra entrada, y dos glándulas a los lados del cuerpo mediante las cuales segregan un líquido repugnante si se sienten amenazados.

Sin embargo no son cómodos de fotografíar.

Para empezar resulta tarea casi imposible meter en foco completamente a una criatura tan patilarga. Y si se encuadra para captar el animal completo con sus patas, el cuerpo queda tan pequeño que no se aprecian bien los detalles.

Y centrar el encuadre sobre el cuerpo tampoco es tarea fácil, al menos en estos opiliones que a falta de nombre científico he bautizado como del tipo "camino por el suelo no muy rápido pero no me detengo jamás".

No sé a donde van ni para qué, pero parecen no llegar jamás a su destino. Con un caminar vacilante sobre unas patas tan delgadas que parece que se van a romper de un momento a otro, los opiliones caminan, caminan, caminan... y ponen nervioso al fotógrafo.

Para terminar, un acertijo.

¿Cuantas patas tiene un opilión?

Respuesta: con suerte, siete.

ACTUALIZACIÓN: Lo que se comenta acerca de Lightbox quedó obsoleto pues Blogger implementó este efecto de serie, con posterioridad a la publicación de esta entrada, en todos sus blogs.

10 comentarios:

  1. Sorprendente!!! Muy buena imágen y nunca vi una araña de ese tipo.
    ¿De que región es nativa?

    En nuestro sitio hacemos cosas similares y generalmente macrofotografía.

    Un gustazo haber encontrado tu blog!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias.

    Como digo aquí no se trata de una araña sino de un orden diferente, el de los opiliones (Opilionida). Ignoro la especie y por tanto su distribución, aunque la foto está hecha en el Sur de España, concretamente en Sierra Nevada.

    Muy interesante vuestro blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrada. Lo veo bien.
    Supongo que debe tener 8 patas pero le debe faltar una, imagino que la delantera a su derecha. Pero vamos, no lo se.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Efectivamente, creo que deberían tener ocho patas, pero es extremadamente difícil encontrar un opilión adulto que no haya perdido ninguna pata. Al parecer el segundo par es el más importante y tiene funciones sesoriales fundamentales para el animal. He leído en algún sitio, que lo opiliones privados del segundo par de patas dejan de alimentarse y mueren sumergidos en una especie de profunda apatía. Pero claro, habría que contrastar esta información. No sé hasta qué punto es verdad o no...

    ResponderEliminar
  5. Suena a pena de amor esto que decís, Macroinstantes: "los opiliones privados del segundo par de patas dejan de alimentarse y mueren sumergidos en una especie de profunda apatía".

    ¿Tal vez con esas patas abrazan a sus bellas "opilionas"?

    ;)

    Fuera de bromas ahora, muy interesante la entrada. Ya había quedado fascinada con la parte 1 de la historia. De hecho, el otro día tuve una discusión con mi madre (al teléfono) que me dejó colgada como 5 minutos porque fue a matar una araña. Las arañas le ponen los pelos de punta. Imagínenme tratando de explicarle sobre los opiliones, que son inofensivos... y mis retos: que cómo sabía ella ahora si había matado un opilión o una araña. En fin, Macroinstantes, mirá lo que estás logrando.

    :)

    ResponderEliminar
  6. Me olvidé de comentarte: sin problemas con la lightbox. Uso Internet Explorer 6.

    Saluditos.

    Verónica

    ResponderEliminar
  7. Gracias Verónica,

    nada más lejos de mi intención que provocar conflictos familiares de cualquier índole o crear el frente de liberación del opilión (bueno, esto último tal vez no estaría mal...) ;-)

    Gracias también por la info sobre el navegador, parece que no hay problemas aparte de tener que esperar a que termine de cargar la página, pues si se hace clic antes de que cargue del todo, el script no se activa, pero es algo que avisa el autor en su web. Creo que haré una entrada explicando paso a paso la implementación por si le es útil a alguien...

    ResponderEliminar
  8. Frente de liberación del opilión. Suena bien. Y para el que no sabe nada de estos pequeños seres... ¡vaya uno a saber qué le sugiere!

    :)

    ResponderEliminar
  9. Querido Macroinstantes... aquí dejo el link. Tanto hablar de los opiliones me ha inspirado un poema.

    http://veruscio.diaryland.com/opilion.html

    ¡Saludos!

    Verónica

    ResponderEliminar
  10. hola ... macroinstantes
    lo q pasa es q tengo un trabajo de ecologia me pusieron a criar unas arañas y es de orden de las opilionidas y necesito reconocer la especie.

    mi correo es e.lizagomez@hotmail.com
    como me puedo comunicar o encontrar con ud ??

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...